Archivos del blog
Últimos comentarios
Sin comentarios
Búsqueda de blogs

"Cofrecillos de carey con ornamentos de plata del Siglo XVIII."

Publicado en7 Mes hace
Favorito0
"Cofrecillos de carey con ornamentos de plata del Siglo XVIII."

Las influencias transoceánicas durante los siglos posteriores a la conquista de México y las triunfantes expediciones mexicanas para conquistar las islas Filipinas y vastos territorios para constituir la Nueva España fueron determinantes para la consolidación de un esquema de apertura comercial nunca antes visto.

Es importante tener conciencia del enorme intercambio transcontinental entre Asia, Europa y América, que generó grandes ingresos a nuestro Virreinato como a la corona hispánica, tanto económicos, poblacionales como artísticos. A partir de lo anterior hemos referido en varias ocasiones las travesías de los navíos provenientes de China, Filipinas y Japón hacia el Nuevo Mundo y la exportación de la cultura Mexicana Novo-hispana, misma que enriqueció a ambos polos, no sólo desde el punto de vista plástico, cultural e inclusive religioso, sino también al incorporar nuevos materiales y técnicas que modificaron las formas de producción en todos los campos.

Los cofrecillos de carey y plata son maravillosas muestras de estos intercambios, piezas que destacan por su belleza desde que las observas por primera vez hasta ser estudiadas a fondo en su manufactura y por la enorme información que ellas nos ofrecen. Con respecto a su adquisición puedo decirles que se me han aparecido en diversas partes del mundo. Todas ellas de origen mexicano y en su mayoría producidas de finales del siglo XVII a todo el XVIII, modificándose su construcción en el XIX.

Lo singular de observarlas y estudiarlas es que encontramos que varias de ellas presentan inscripciones de los fabricantes, no de los dueños. En mi libro la "Visión de un Anticuario"; toco el tema a fondo de varias de ellas, las cuales tienen una inscripción en la parte trasera, una de ellas dice: "En la gran Ciudad de México me hizo Clemente Pérez " y enseguida una rúbrica. Esto llamó mucho mi atención, pues ya con anterioridad había comprado otros con diversos nombres e inscripciones como el de un cofrecillo de pequeñas dimensiones que también en la parte posterior decía"Clemente Pérez Zúñiga" ambas con la exacta tipografía.

Posteriormente revisando el libro "La platería en el reino de Guatemala, de los siglos XV al XVIII", de Cristina Esteras, editado por la Federación Albergue Hermano Pedro de Guatemala en 1994, libro que me regaló mi querido difunto amigo Alejandro Romero, encontré la reproducción fotográfica de un cofrecillo exactamente del mismo tamaño del de pequeñas dimensiones con una inscripción que dice "En la gran ciudad de Guatemala me hizo Blas Antonio Pérez de Zuñiga, año de 1730". Yo deduzco que Blas Antonio Pérez de Zúñiga fue hermano de Clemente Pérez Zúñiga y que uno estuvo radicando en Guatemala y otro en México, apareció en otro cofrecillo también otro personaje con el mismísimo apellido Pérez de Zuñiga en Guadalajara en la primera mitad del siglo XVIII.

Estos cofres presentan una maravillosa hechura, pues las decoraciones de plata que tienen embutidas sobre la concha de carey, la cual esta pegada a la madera que le da forma, son técnicamente perfectas pues es muy difícil que se desprendan. Esta técnica presumo fue inventada por esta familia y al éxito de su empresa podrían haberse radicado en diversas ciudades donde tuvieron éxito y demanda comercial por sus bellos objetos.

También en Londres, hace años, compré una caja en solamente lámina de carey sin la estructura de madera interior, dentro de una caja de cuero, con la inscripción del fabricante en Picadilli Stret que presenta las aplicaciones de plata en forma dorada al mercurio, cosa que la hace sui generis y que por ello podemos decir que es pieza única, incluyendo las de los museos, la cual se encuentra intocada desde su creación. La puede encontrar a la venta en nuestra tienda de Campos Eliseos 105, al igual que muchas otras de diversas calidades y precios. Esto convierte a estas piezas en obras notables por el orgullo creativo mexicano el cual se presentara en varios países de la américa-hispánica, dejándonos la muestra de nuestra maravillosa creatividad, recordando la frase con la que empieza el estupendo libro del Museo de Arte Popular del cual me enorgullezco de formar parte y que dice Carlos Fuentes “Manos del Pueblo, manos de Dios” .

Dejar un comentario
Deja su comentario
Por favor login para publicar un comentario.

Menú

Compartir

Código QR

Ajustes

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse